inici

La asociación Conservar
la agrodiversidad
Por qué conservar? Qué conservar? Como conservar? Quien puede conservar? Calidad alimentaria Agricultura ecológica Actividades Actualidad Documentos

inici



Conservar la agrodiversidad


Por qué conservar?

Desde los comienzos de la agricultura, los seres humanos guardaban sus semillas, o bien para su consumo, o bien para poder cultivar esas variedades la siguiente temporada. Así, con el paso de los siglos, cada región, comarca o rincón del mundo ha ido seleccionado y mejorando variedades aprovechables (alimento, forraje, textiles, tinturas, construcción, etc.) que estaban perfectamente adaptadas a su entorno, a su suelo, a sus heladas, sus días de viento, sus precipitaciones, y a las necesidades de los cultivadores. Se trataba de variedades rústicas, muy resistentes a plagas y enfermedades, y que podían conservarse hasta el siguiente año sin demasiados problemas. El mantenimiento de estas semillas ha sido muy importante en los sistemas agrarios para su supervivencia.

La agricultura moderna, química, industrializada, o como queramos llamarle, provoca la ruptura de estas prácticas y la puesta en peligro de la conservación de estas semillas. La Supremacía de los intereses económicos de algunas empresas sobre los intereses nacionales y la Implantación de legislaciones internacionales y nacionales (patentes, etc.) que penalizan a los conservadores tradicionales de material genético están suponiendo una pérdida de biodiversidad importante. Las empresas que se han enriquecido a costa del sector agrario, con fertilizantes, insecticidas y medicamentos han presionado a los gobiernos correspondientes para que se creen patentes sobre formas de vida. Se puede hacer agricultura sin sus fertilizantes químicos, sin sus insecticidas, pero saben de sobra que si nos prohíben utilizar e intercambiar semillas tradicionales, su negocio seguirá aún más rentable. Ahora quieren restringir más la movilidad de los campesinos. Cuidar, reproducir e intercambiar semillas es ya un delito. Ya no se escapa nadie.

Es necesario actuar para combatir esa tiranía que menosprecia a los campesinos que les han suministrado la materia prima para su investigación, que destruye sin escrúpulos ecosistemas naturales muy valiosos y que provoca la erosión de los suelos agrícolas y naturales sin preocuparles lo más mínimo. Los sistemas productivos agrarios no deben estar bajo control de estas empresas depredadoras de la cultura y del entorno. No estamos hablando solo de una conservación por el mero interés botánico, se trata de una necesidad social, de devolver la soberanía de los recursos a la población en general.

Estas variedades tradicionales suponen una riqueza inestimable, que unidas a los conocimientos que los campesinos tienen sobre sus ciclos y sus técnicas de cultivo, proporcionan un tesoro que debe ser conservado y mejorado para así poder garantizar la seguridad alimentaria, el equilibrio ecológico y la riqueza culinaria que a todos nos interesa. Hay que pensar que variedades que ahora no parecen útiles pueden serlo en cualquier momento futuro y que nuestro trabajo debe ir dirigido a evitar la simplificación de los ecosistemas agrarios, y su pérdida de estabilidad ecológica.

La diversidad vegetal puede disminuir por muchas causas, entre las que destacamos las siguientes:

  • Sustitución por variedades mejoradas que son demandadas por las grandes plataformas alimentarias (no por los consumidores).
  • Cambio del modelo agrícola, que en la actualidad se ha tecnificado homogeneizándose. Grandes monocultivos, grandes empresas productores, desplazamiento del agricultor tradicional.
  • Alta contaminación ambiental que provoca la sustitución por especies mejoradas por estas industrias, debido a que todo el tejido de desarrollo y mejora de semillas que los agricultores habían mantenido durante siglos ha sido despedazado.

Al haberse perdido tanta diversidad genética, nuestros sistemas naturales, ya no solo los agrarios, se encuentran en una situación de alta vulnerabilidad. Nos hallamos en una situación en la que habrá menos capacidad de respuesta ante un acontecimiento ecológico inesperado.

Para recibir informaciones de la asociación:

Atención al público. Llamar al 685529217 (Mar) para concretar cita.


HAZTE SOCIO AQUÍ


 

viacampesina

logograin